ArtículosArtículos externosMeditación

Momento histórico y Mindfulness – El Clímax de la Psicología

En pleno confinamiento a consecuencia del covid-19 que sin duda, pasará a la historia mundial, muchas personas han tenido que cambiar sus rutinas.

A algunos les afectará más psicológicamente y físicamente; a otros menos.

Una vez más, son grandes perjudicados (aparte de los contagiados por el virus y quienes tienen patologías físicas) las personas que padecen algún trastorno psicológico. En algunos casos, el salir de casa está permitido, pero en otros casos no se contempla.

Personas con trastornos del estado de ánimo (y otros trastornos psicológicos) es muy probable que en estas condiciones estén sintiendo que sus síntomas empeoran. Los psicólogos ahora están a pleno rendimiento, atendiendo a pacientes crónicos, pero atendiendo también a pacientes nuevos.

En el futuro, veremos los datos estadísticos de cómo esta crisis está afectando ahora mismo a la salud mental de las personas.

Cada persona hace lo que puede y como puede para intentar mantener el ánimo lo mejor posible.

Unos evitan hablar de la situación, hacen como si no existiera (yo no soy partidaria en absoluto de esto). Otros intentan pensar únicamente en positivo. Otros están todo el día hablando de ello e informándose o sobreinformándose y retroalimentando su propio malestar. Unos intentan llevar su rutina lo más “sana” posible tanto a nivel físico (haciendo ejercicio en casa) como a nivel psicológico (manteniendo el contacto cibernético con sus familiares y amigos, escuchando música, leyendo libros o disfrutando de la soledad). Recordemos que la soledad en sí misma ni es “buena” ni es “mala”. Es la sensación de “sentirse solo” incluso a veces rodeado de gente, es lo que puede convertirla en “negativa”.

Haga lo que haga cada uno, recordemos que reprimir emociones es algo muy nefasto, en todos los sentidos. Tanto la risa como el llanto son nuestra fuente natural de liberar tensiones. Y, en ocasiones como esta, sería extremadamente dañino reprimirlas. Así que… yo recomiendo reír o llorar (lo que sea que nos surja) a pleno pulmón, hasta quedarnos con esa sensación placentera del después: quedarnos con ese “vacío relajante”.

Mindfulness nos ayuda con  la gestión emocional , tan necesaria también en estos tiempos.

Probablemente seamos la única especie capaz de ser consciente de nuestra propia existencia y de nuestros propios procesos mentales; lo que llamamos metacognición. Bien, pues podemos sacar partido de ello. ¿Cómo? Pues como la propia definición indica: siendo conscientes de nosotros mismos. Mindfulness también nos ayuda con ello. El simple hecho de prestar atención a nuestra respiración, nos hacer ser conscientes de algo que está con nosotros desde el momento que nacemos y nos acompañará hasta el último día de nuestra existencia. ¿Cuántos minutos al día dedicas a prestar atención a tu respiración? Pues comienza ahora mismo… deja de leer un momento y presta atención a cómo respiras… a cómo el aire entra y sale por la nariz…

Nuestra respiración es un punto de partida excelente para comenzar a ser conscientes de nosotros mismos.

Y, aunque todos los momentos son buenos para comenzar o para continuar con la práctica de Mindfulness , esta situación atípica que estamos viviendo todos ahora, es ideal para comenzar o ideal para seguir con atención plena en cada momento. Es ideal para ser conscientes de nuestras emociones, pensamientos, conductas. Ideal para observarnos a nosotros mismos.

Esto, sí o sí, nos lleva a vivir esta experiencia (de no salir de casa, de haber cerrado el negocio o de estar trabajando horas extras) de una manera positiva; o al menos  de una forma consciente.

Uno de los beneficios de la práctica continuada de Mindfulness es su incidencia en el sistema inmune. Otro de los beneficios es la reducción de los niveles de ansiedad y estrés. Otro es la mejora de los síntomas en personas con depresión; pero tiene muchos beneficios más. Los podéis leer esquemáticamente en este enlace, todos comprobados por la ciencia: beneficios de Mindfulness

Bien… para aquellos que todavía estáis pensando en cómo “aprovechar” estos días tan atípicos… os invito simplemente a vivirlos con atención plena. Es una oportunidad única  (histórica diría yo) para el autoconocimiento a través de Mindfulness.

Tanto si te encuentras “bien” de ánimos o estás de “bajón” o incluso enfermo. Se trata de ser consciente de cómo te sientes y de lo que haces (estando en casa, trabajando o sea lo que sea que estés haciendo en cada momento; incluso si estás ingresado y lees esto desde el hospital porque tienes acceso a tu teléfono móvil). De aceptarlo, de respirar en ello. Consulta para ello en este enlace las 7 actitudes básicas de Mindfulness .

En este blog hay recursos gratuitos y de pago para aprender la práctica correctamente. En el enlace  Talleres y en los enlaces a mis canales de iVooxYoutubeSpotify encontraréis ejercicios y una guía gratuita para adquirir el hábito de la práctica. No hay truco, sólo se trata de practicar a diario.

Si comenzáis hoy mismo veréis cómo, cuando esta situación termine, podréis decir que os conocéis un poco más. Recordaréis la crisis del coronavirus como el comienzo del autoconocimiento.

Si tenéis alguna consulta podéis contactarme a través del  formulario de contacto del blog o de mi mail: elclimaxdelapsicologia@gmail.com

Feliz momento. 🙂


Ayuda a mantener este blog libre de publicidad con un donativo ELIGIENDO TU APORTACIÓN (al estilo Albergues de Donativo del Camino de Santiago)  O comprando algún TALLER de los disponibles a tal efecto

Artículo originalmente escrito en: https://elclimaxdelapsicologia.com/momento-historico-y-mindfulness/

Ver perfil completo

Usuario Profesional

Sé el primero en comentar

Deje una respuesta

Alta Sensibilidad Online
Logo