PAS adolescentes y con alta capacidad: la oscuridad interior

6 abril, 2021


No puedo hacerte entender. No puedo hacer que nadie entienda lo que está sucediendo dentro de mí. Ni siquiera puedo explicarlo a mi mismo.

Franz Kafka. La metamorfosis

La adolescencia puede ser una etapa complicada en general, pero siendo una persona que por dentro funciona diferente al noventa y tantos por ciento de gente es mucho más.

Porque claro, cuando eres adolescente altamente sensible y con alta capacidad no entiendes tu mundo interior, ni tu diferencia, ni apenas el mundo de afuera.

Y todo es un caos. Interno y externo.

Hay una distancia grande entre cómo te ven los demás y como te ves tu a ti [email protected]

La gente te ve como el gracioso porque utilizas tu humor "raro" para ser aceptado, o como alguien a quien parece que le resbala todo.

Cuando las dos estrategias son mecanismos de defensa que aprendiste a poner en práctica cuando te diste cuenta de que no eras como los demás.

Y viste que siendo [email protected] podías ser aceptado, o haciendo como que nada te importa, las cosas supuestamente te hacen menos daño.

Pero tú sí que te ves por dentro y sabes que todo te importa mucho.

Demasiado, dirías a veces.

Si los otros pudiesen asomarse dentro de ti se quedarían increíblemente sorprendidos de lo mucho que te preocupas por casi todo.

Y no sabes qué hacer con esa fuerza arrolladora que llevas dentro, con ese tsunami que amenaza con desbordarte por más muros que le intentes poner.

E intentas anestesiarte, con alcohol, u otras sustancias.

Con comida. Con comportamientos autodestructivos.

Y con tu inteligencia y ese radar que tienes para captar como es el otro y lo que espera de ti te camuflas como un camaleón, y haces lo que toca según con quien te vayas. 

Pero de tanto esconder quien eres y adaptarte a otros te estás perdiendo en el camino y te estás alejando de ti [email protected]

Y en algún punto del camino de tu vida tendrás que ir a buscarte porque si no, estás [email protected] a tener una vida muy pequeña y a estar siempre [email protected]

Ya sé que no te ves como alguien súper inteligente ni de lejos, como mucho te parece que eres una persona curiosa o más bien te consideras una persona dispersa, caótica y con muchos intereses en los que por cierto, no te consigues centrar.

Pero poco más.

Piensas que si los demás supieran lo poco que sabes en realidad no te considerarían tan [email protected]

Y normalmente te ves a ti [email protected] como una especie de fraude, de impostor/a que se la cuelas fácilmente al resto de gente.

Lo peor es que lo que no sabes aún es que la alta capacidad te da unas características que intimidan a algunas personas, y por eso te atacan.

O directamente te ignoran y hacen como si ni existieses, lo que es aún peor.

Pero esto no te lo explica nadie.

Y a lo mejor eres de los que se le dan razonablemente bien muchas cosas, y eso es una bendición y una maldición.

Porque tu tiempo en la tierra es limitado, y tienes que elegir, y elegir implica renunciar, y la renuncia en tu caso implica un duelo intenso por todos esos caminos que te llaman y que no vas a poder andar.

Los demás no pueden entenderlo, pero a ti te duele casi físicamente el tener que escoger.

Y eres extremadamente perfeccionista pero también procastinas hasta el infinito.

Lo cual es una mala mezcla.

Y todo te importa mucho pero a veces sientes también que todo te importa nada.

Y el que se te den bien muchas cosas también hace que atraigas a gente que le molesta muchísimo que se te den bien muchas cosas.

Pero lo que no saben los demás es que tú no te sientes especialmente [email protected] en nada, y que estás mucho más [email protected] de lo que nadie desde fuera pudiera imaginar.

Y que te echas la culpa.

Porque si fueses en realidad tan [email protected] las cosas serían fáciles.

Si la gente te viese por dentro verían que te sientes a menudo inútil, dando bandazos de aquí para allá sin saber bien donde encajar, preguntándote si hay lugar para ti en un mundo que en principio no parece muy amigable.

Un mundo que te da la sensación de que va en contra de ti.

Y empiezas a frustrarte y a cansarte porque parece que no consigues nada. Que la gente a tu alrededor avanza y tu no. Que ellos saben lo que quieren y tu no.

Y sientes que estás gastando tu tiempo, ese supuesto potencial que se supone que tienes.

Y empiezas con las crisis existenciales, y con una vena nihilista que casi nadie puede comprender.

Y los psicólogos dicen que tienes depresión y/o ansiedad, pero tú sabes que no están viendo más que la punta del iceberg y que ni de lejos pueden atisbar la oscuridad que llevas dentro

Y además ya has aprendido a no mostrar a casi nadie ese mundo interior que abruma a casi todos, y que muchas veces te abruma incluso a ti [email protected]

Menos mal que existe la música, que te ayuda a expresarte. Y a contener esa oscuridad interior que no sabes muy bien qué hacer con ella.

Y los libros.

Que te hacen sentir un poco menos [email protected] y más comprendido que con la mayoría de personas de carne y hueso.

Seguramente piensas que te tienes que buscar la vida [email protected] y solucionártelo todo tu, pero no.

Hay otros ahí afuera como tú que te entienden y te pueden ayudar.

De verdad verdadera.

Y espero y deseo que tardes menos años de los que he tardado yo en darme cuenta de esto.

Te espero en los comentarios 😉



Artículo originalmente escrito en: https://mariagomezpsicologia.com/altas-capacidades/pas-adolescentes-y-con-alta-capacidad-la-oscuridad-interior/

Ver perfil

Usuario Profesional

Sé el primero en comentar

Deje una respuesta

Alta Sensibilidad Online
Logo