Cuando la alta sensibilidad es sólo el principio

8 noviembre, 2021


Recuerdo el día que leí por primera vez sobre alta sensibilidad. Se me abrieron los ojos como platos y pensé ‘esto le da sentido a todo’.

Era abril del 2013. Yo tenía otra vida. Me estaban empezando a pasar algunas cosas que me lo estaban haciendo cuestionar todo. La verdad, entonces justo empezaba el cambio más radical y tremendo de toda mi vida. Pero yo todavía no lo sabía. Aunque había algo en mí que lo intuía (incluso estando desconectada de la intuición como lo estaba entonces).

Todo lo que leí los primeros días estaba en inglés. Y luego acabé en la página de APASE. Justo la acababan de fundar, a finales del 2012. Parece que fue ayer, pero de verdad, ERA OTRA VIDA.

Poco pensé que unos años después estaría en un hotel cerca de Madrid desayunando con Karina y otras de las personas que habían empezado a hablar y difundir la alta sensibilidad en España. Aquello fue un año antes de empezar con ACPAS.

Para mí la alta sensibilidad fue una pieza más. Y es algo que veo en más gente. En gente con la que trabajo.

Es como si la alta sensibilidad fuera una llave.

Y tienes un llavero con varias llaves.

Y la alta sensibilidad es una de las llaves más grandes.

De golpe te das cuenta que no te has estado tratando como debías.

Que hay otra realidad.

Y que la vida no tiene que ser lo que te contaron.

Que hay espacio para cuidarse.

Que hay espacio para la libertad.

Que hay espacio para vivir de corazón.

Y te vas encontrando con más personas que quieren vivir así.

Y eso te abre una vida nueva.

Pero tienes un llavero que es un PUPURRI de llaves.

Y a veces cuesta encontrar el camino en medio de todas esas llaves.

Así que hoy os comparto algunas de las piezas que he observado en mí, y en otros, por si puede ser de ayuda…. en el camino hacia una vida distinta. Una vida donde hay espacio para cuidarse, para ser, para una vida más ‘de verdad’, una vida de la que sentirse orgulloso, o contento, o sobre todo, una vida con sentido.

Mitos que desbancar en el camino hacia una vida plena y cómo hacerlo

LO QUE TÚ NECESITAS IMPORTA
Nos educaron para tener muy poco en cuenta lo que necesitábamos. Por eso, al principio, ‘el derecho a cuidarse’ le parece a [email protected] tan revolucionario. Porque nadie nos dijo que tuviéramos en cuenta lo que necesitábamos (o a mí y a muchos no). Nos enseñaron a sobrevivir.

Cómo hacerlo: Dándote permiso y espacio para darte lo que necesitas

TUS SUEÑOS E ILUSIONES IMPORTAN
Lo que tu alma o tu corazón desean IMPORTA. De hecho, hay un a razón por las que tú brilles con unas cosas y con otras no, por las que unas cosas te hagan ilusión y otras no. En la ilusión, está tu CAMINO DE VIDA (ese que depende de en qué época nacieras, casi te dijeron que no tenías derecho a vivir).

Cómo hacerlo: Dándote permiso para luchar por lo que te hace vibrar

ES IMPORTANTE QUE ESTÉS BIEN
Estar bien es la vía más rápida y sin filtro de aportar a los que te rodean a la sociedad. Una persona aporta CUANDO ESTÁ BIEN. Empresarios, ¡apuntaros esto!

Cómo hacerlo: Dándote cuenta de que tienes derecho a luchar por tu bienestar

NO NACISTE PARA ENCONTRAR UN TRABAJO QUE PAGUE LAS FACTURAS PARA TENER COSAS QUE PODER ENSEÑAR (a no ser que eso es lo que deseas; si es tu deseo real, está bien:)
Cuando éramos pequeños nuestros padres solían trabajar en algo que no les importaba o no deseaban para poder tener un piso y ‘una torre’ a la que ir los fines de semana. (Esto, los que se lo podían permitir -el piso y la torre-). Yo no la tenía,a ‘la torre’. El piso sí. ¿Os acordáis de esto? En los 80, y principios de los noventa, la gente iba ‘a la torre’. Aquí en España lo llamábamos así.

Cómo hacerlo: Dándote cuenta de que si conectas con el propósito y, además, le pones un poco de cabeza; el dinero acabará viniendo de una manera u otra (no soy nada buena en esto de la abundancia, estoy en ello; pero llega el momento en que el dinero llega, a su ritmo, aunque sigas teniendo que hacer equilibrios complementándolo con otras cosas)

HAY ESPACIO PARA LA BONDAD
El mundo no es una jungla donde hay que estar todo el rato luchando para que no te coman vivo.

A ver, gran parte del mundo ES UNA JUNGLA. Pero no todo es una jungla. Yo reconozco que tengo como dos partes un poco reencontradas con esto. ¿Habéis visto El cuento de la criada? Pues creo que es una de las series más realistas que he visto jamás (es tan realista dentro de su surrealismo, que da miedo). He leído mucho sobre el nazismo. Me parece que la condición/raza humana es una de las cosas más crueles e ignorantes que te puedes tirar a la cara PEROOO no todo es así. También hay mucha gente buena en este mundo. Gente que no mataría a una polilla. Gente que entiende muy bien lo que es el respeto hacia otros seres humanos. No hay que explicárselo. No hay que luchar. Gente que son casa. Gente con la que colaborar y no con quien iniciar batallas. ¡Rodéate de esta gente!

Cómo hacerlo: Rodeándote de gente buena
Dónde encontrarla: Yendo a sitios que son para ti y ser tú mismo cuando estás ahí

Para muchos de [email protected], entender que somos altamente sensibles ha sido sólo el principio. El principio de darnos cuenta que existía la posibilidad de otra vida, una vida que nazca del SER. Y que de allí venga el HACER, y el TENER.

¡Otro día continúo!

Y para ti, ¿ha sido la alta sensibilidad sólo el principio? Te espero en comentarios 🙂



Artículo originalmente escrito en: https://www.feelandcolor.com/blog/cuando-la-alta-sensibilidad-es-solo-el-principio/

Ver perfil

Usuario Profesional

Sé el primero en comentar

Deje una respuesta

Alta Sensibilidad Online
Logo