Descubierto un nuevo tipo de neurona en la amígdala relacionado con la empatía

Las neuronas de simulación o "mind-reading neurons" se han encontrado en la amígdala, y podrían ayudar a explicar ciertos comportamientos relacionadas con la empatía

La amígdala interviene en diversas funciones en el comportamiento social y está implicada en los trastornos del espectro autista, pero se desconocía si las neuronas de la amígdala contribuían al conocimiento social avanzado, como tener expectativas sobre el comportamiento ajeno. Un estudio reciente identifica un tipo de neurona no descrito anteriormente que, de manera activa y espontánea, aprende de la toma de decisiones de otros individuos y simula los procesos mentales de éstos.

El trabajo sugiere que estas células, denominadas «neuronas de simulación», que se encuentran en la amígdala, permiten a los animales (y potencialmente también a los humanos) reconstruir el estado de ánimo de su interlocutor y, por tanto, predecir sus intenciones. Los investigadores registraron la actividad de las neuronas de la amígdala de monos mientras participaban en tareas de aprendizaje observacional. Situados por parejas, uno frente al otro, con una pantalla táctil entre ambos, los animales tenían que tomar una decisión si querían obtener una recompensa (zumo de fruta). Para maximizar su recompensa, los animales tenían que aprender y hacer el seguimiento de las probabilidades de recompensa asociadas a las diferentes imágenes que se les mostraban en pantalla. El estudio permitía que los animales observaran las opciones que tomaba su compañero y que aprendieran los valores de recompensa de cada una de las imágenes. Una vez intercambiadas las imágenes, el animal observador podía hacer uso de este conocimiento cuando le llegaba el turno de elegir.

Sorprendentemente se descubrió que cuando un animal observaba a su compañero, las neuronas de la amígdala del observador parecían hacer una decisión de cálculo. Estas neuronas eran capaces de hacer una predicción sobre el valor de recompensa de las opciones de elección del compañero antes de que se decidiera, coherente con un proceso de decisión simulado. Estos patrones de actividad se produjeron de manera espontánea, mucho antes de las opciones de la pareja y sin necesidad de decisión para el observador.
Según los autores, al observar cómo influyen los tipos específicos de neuronas entre ellos, se sugiere que la amígdala contiene un «circuito de decisión» que identifica las opciones propias del animal y un «circuito de simulación» separado que calcula la predicción de la elección del socio social.

[Cell 2019; 177: 986-998.e15] Grabenhorst F, Báez-Mendoza R, Genest W, Deco G, Schultz W

Sé el primero en comentar

Deje una respuesta

Alta Sensibilidad Online
Logo