ArtículosArtículos externosMeditación

El duelo para una persona altamente sensible

El duelo es el proceso de recuperación y adaptación a una pérdida significativa. Puede llegar a ser una etapa difícil, dura y dolorosa sobre todo para una persona altamente sensible que siente las emociones con mucha intensidad y que procesa la información de una manera profunda.

Esta pérdida significativa te puede llevar a reflexionar sobre tu vida y sentir que estás en una crisis personal. Con la pérdida se ha podido mover tu mundo, tus pilares y necesitas anclarte en nuevos valores sólidos.

Es necesario un tiempo de búsqueda, reflexión y sobre todo de mucho autocuidado, autorrespeto y autoaceptación del momento que se está viviendo. En definitiva, AMARNOS sin juzgarnos y acompañar con comprensión las emociones que van surgiendo. Para este acompañar con amor las emociones es importante no reprimirlas, ni juzgarlas sino observarlas sin hacer interpretaciones. Para eso intentamos localizarlas en nuestro cuerpo y las dejamos ser con la atención en la respiración. Esto nos ayudará poco a poco a aceptarlas, aunque no nos gusten, esta aceptación nos irá calmando poco a poco.

No estamos acostumbrados/as a aceptar nuestras emociones, precisamente casi todos hemos aprendido desde niños/as a evitarlas y a huir de ellas. Lo aprendimos en una época en la que no teníamos herramientas para gestionarlas. Cuando somos adultos es importante que transformemos estos hábitos con la ayuda de un o una psicoterapeuta que nos acompañe en este proceso para que poco a poco lo vayamos integrando en nuestra vida. Se aprende a huir de las emociones porque duelen y no queremos entrar ahí, es comprensible, pero la huida no es la solución porque vuelven a aparecer y llega un momento en que no podemos huir. Las emociones quieren ser observadas, aceptadas, abrazadas con amor, ésto no sabemos hacerlo y puede que tengamos mucho dolor dentro. Lo que se hace mucho en esta sociedad es anestesiar el dolor emocional con  sustancias o hábitos adictivos o dependencias relacionales que a medio y a largo plazo nos producen más dolor.

En el proceso de duelo pueden aparecer distintas emociones: miedo, vacío, nostalgia, tristeza, rabia, culpa, incomprensión, agotamiento, bloqueo, apatía… se requiere mucho amor hacia uno mismo para poder seguir adelante con serenidad y energía. Los/as psicoterapeutas nos acompañan a nuestro propio ritmo en este camino de sanación.

María Isabel Fernández

Psicóloga especialista en Mindfulness y Desarrollo Personal

Acompañamiento psicológico en procesos de duelo

Artículo originalmente escrito en: https://www.psicologapas.com/blog/189-el-duelo-para-una-persona-altamente-sensible

Etiquetas:

Sé el primero en comentar

Deje una respuesta

Alta Sensibilidad Online
Logo