Tomar las Riendas de Nuestras Vidas

Uno tiene que aprender a tomar las riendas de nuestras propias vidas, nunca será tarde si lo hacemos, pues así sabremos distinguir la plena libertad.

Sufrimos más por lo que interpretamos, imaginamos o sentimos, que por lo que nos pasa en realidad. Esto me hace pensar lo que he ido aprendiendo a través del tiempo que "La realidad es más benévolla de lo que imaginamos".

 

Nos podemos preguntar ¿alguien nos puede obligar a sentir, a elegir, o hacer algo que no queremos hacer? pues la respuesta es obviamente que "no", suena tan lógica, pero inconscientemente a veces cedemos nuestras elecciones y sentimientos a otras personas, y algunas de las veces en el acto consciente. Hay que tener en mente que la última de las libertades humanas es la elección de decidir nuestras vidas personales para marcar nuestro propio destino. Así que en definitiva "nadie puede decidir por uno mismo". Y esto me obliga a pensar que hay un punto clave en nosotros y es el autoestima, si sabemos amarnos, respetarnos, reconocer nuestras propias virtudes y valía estaremos dando un paso enormemente grande a nuestro bienestar y felicidad. Es por eso que he tomado en cuenta algunas decisiones para seguir avanzando en mi propio camino.

 

Decisiones

 

  • "He dejado de estar donde no me necesitan"
  • "He dejado de estar donde no quieren mi compañía"
  • "Me gusta dar lo mejor de mi sin escatimar. Es cosa suya si no se reconoce o valora, porque el día que ya no lo tengan lo van a extrañar. Y cuando haya decidido marcharme, no hay vuelta atrás"
  • "He dejado de dar el control de mi existencia a otro para que no marque mi propio destino"
  • "Me he retirado de quien me lanza ironías para herirme de una manera sutil y después me da un abrazo falso"
  • "He dejado de ir a esa casa donde no soy invitada o bienvenida"
  • "Me quedo solamente con las personas que me echan en falta. Cuando no estoy es porque en realidad me quieren de corazón, si ignoran mi ausencia es obvio que carecen de amor por mi, entonces porque seguir frecuantando a estas si no les importo, es tiempo perdido, la vida va de prisa"
  • "He dejado de invitar a quienes no quieren venir a casa"
  • "He decidido dejar el buenismo a un lado porque se mal interpreta, me desvaloran y se abusa de uno. Cuando te desvives por otros a veces se piensa que tú no vales y ellos se ponen en la posición de reyes, sin darse cuenta que uno está dispuesto a que se sientan cómodos y agusto en casa"
  • "He dejado bien marcados mis límites, porque las personas llegan hasta donde yo lo permito. Alguna vez escuché que la vida no está hecha para ser soportada, está para ser vivida en plenitud"
  • "He decidido ser yo misma, no puedo esforzarme al máximo para caer bien a todos, porque estaré cayendo en la decepción. ¿Quién dijo que debemos caer bien a todas las personas?"
  • "Estoy consciente que yo no puedo controlar las circunstancias que llegan a mi vida, pero si puedo decidir reaccionar con la mejor actitud para no complicarme más la vida"

 

Solamente tú eres el dueño de tus actitudes, actos y palabras, tú eres la única persona que gobierna tu vida si así lo decides. Claro está que es un gran reto tener esta determinación de conciencia. Puede ser más sencillo si entendemos que es por nuestra propia felicidad y tranquilidad. En definitiva lo peor que uno pueda hacer es depositar nuestra valía, dignidad, integridad y todo nuestro ser en la mente de otra persona, ya sea en sus decisiones, comentarios y pensamientos.

Aquí les dejo estas palabras para que las reflexionen, cada quien toma sus propias decisiones al final uno esculpe su propio destino, es lo más relevante.

 

Etiquetas:

Mónica Delicia
Ver perfil

Mónica Delicia Usuario Profesional

Sé el primero en comentar

Deje una respuesta

Alta Sensibilidad Online
Logo
Registrar una cuenta nueva
Restablecer la contraseña