Trabas de la alta sensibilidad (cuando no la gestionamos bien) y cómo las gestiono yo siendo psicóloga y PAS

3 febrero, 2021


Comprender lo que eres es mucho más importante que perseguir aquello que crees que deberías ser.

Jiddu Krishnamurti

Hay muchas cosas que estás haciendo que no te dejan avanzar y te hacen sufrir y que son producto de la alta sensibilidad cuando se va por el lado, llamémosle, menos bueno.

En el artículo de hoy te dejo los principales aprendizajes, con los principales errores, o saboteos productos de una nula o mala gestión de la alta sensibilidad y cómo entenderlo y aprender a gestionármelo me ha cambiado la vida. (Y cómo a ti te la puede cambiar también).


Lo primero de todo he aprendido que es muy importante que pida ayuda cuando la necesito y que se la pida a la gente adecuada.

Porque las PAS tenemos unas mentes analíticas y cuestionadoras que nos engatusan haciéndonos creer que nadie nos puede ayudar o que sabemos más de lo que en realidad sabemos.

Y es importante recordar esto y no dejarme seducir por las historias de mi mente intensa.

He aprendido que no tengo que sospechar de todo y de todos, que SI LE SACO UN PERO a todo continuamente, no puedo disfrutar de nada, que está bien relajarme y confiar en alguna gente, en mí, en la Vida.


Que estoy mucho mejor si me puedo relacionar con otros sin juzgarles y sin exigirles un montón de requerimientos que van a ser imposibles que me den.

Que nada es personal y que interiorizar esto ha hecho mi vida mil veces mejor.


Que no tengo que ir a la gente diciéndoles “las verdades”.

Que hay personas que no quieren saber lo que les pasa y que no soy nadie para decirle a nadie como es ni cómo tiene que vivir.

No tengo que cambiar ni arreglar a los demás y menos sin su permiso.

Que pretender ser perfecta es ridículo y que mi vida es mejor si hago pequeñas (o grandes) acciones imperfectas, a si me quedo en la cabeza en ideas perfectas que nunca llevaré a cabo.

Que no me tengo que fijar en el potencial que les veo a los demás, sino en lo que son realmente en este momento.

Que las relaciones en la realidad son complejas y no siempre fáciles. Pero que me merecen la pena.

Que idealizar a la gente, o a las relaciones me perjudica.

Que ser diferente a la mayoría está bien, pero que también es difícil a veces.


Que tengo que ser valiente para mostrarme como soy, para mostrar mi diferencia.

Que siempre me será más fácil empequeñecerme y pasar desapercibida, pero que mi vida así, aunque más fácil es miserable.

Que tener muchos conocimientos es un poder, pero un poder que se vuelve en mi contra si no lo acompaño de acción, si no lo bajo a la realidad con acciones prácticas.

Que el desarrollo personal puede ser un laberinto oscuro o una liberación personal dependiendo de cómo se use.

Que tengo mi sitio en el mundo y no es el que había pensado que era antes de conocerme y verme de verdad.


 Que no tengo que compararme con nadie. O mejor dicho, tengo que saber bien con quién me comparo.

Que si la mayoría son peces naranjas y yo soy un pez azul, no tengo que intentar camuflarme e intentar parecer naranja, sino ser el pez azul que tengo que ser.

Que tengo que honrar quien soy y a lo que he venido a este mundo.


He entendido que tengo una mente compleja, que yo no elegí y que ni puedo ni tengo que ser más simple.

Que está bien ser así, aunque a veces sea difícil.

He aprendido que los demás no tienen por qué entenderme siempre.

Que no tengo que dar interminables explicaciones sobre quién soy y mi manera de estar en el mundo. Con que me entienda yo está bien.

He aprendido a no castigarme por ser como soy. A no echarme la culpa.


Y he aprendido que la alta sensibilidad si no se entiende bien y se gestiona adecuadamente, es una etiqueta más que te aprisiona y te sirve de excusa para no tener una buena vida

Y  también he aprendido que es muy bello ser así, que ser muy sensible, y sentirlo todo es como estar muy vivo en cierta manera, también para lo malo claro.

Acepto las dos caras de la moneda y no pretendo deshacerme de la que no me gusta, sino integrarla.

Y en definitiva, he aprendido a dejar de luchar contra mí misma y a aceptarme tal cual soy….lo que ya es mucho decir. ¿no te parece?

Te espero en los comentarios 😉

Pd: Si eres PAS y no estás [email protected] en tu trabajo, puedes descargarte más abajo mi audio PAS y trabajo donde te doy algunas claves que te van a ayudar en este tema que tan de cabeza nos trae muchas veces.



Artículo originalmente escrito en: https://mariagomezpsicologia.com/perfeccionismo/aprendizajes/

Ver perfil

Usuario Profesional

Sé el primero en comentar

Deje una respuesta

Alta Sensibilidad Online
Logo